CAMBIO CLIMÁTICO: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

CAMBIO CLIMÁTICO: CAUSAS Y CONSECUENCIAS

Refinería de Amuay, Estado Falcón. Foto: Alfredo Allais

 Definiciones de cambio climático

Para el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), el término “cambio climático” denota un cambio en el estado del clima identificable (por ejemplo, mediante análisis estadísticos) a raíz de un cambio en el valor medio y/o en la variabilidad de sus propiedades, y que persiste durante un período prolongado, generalmente cifrado en decenios o en períodos más largos. Denota todo cambio del clima a lo largo del tiempo, tanto si es debido a la variabilidad natural como si es consecuencia de la actividad humana.

Este significado difiere del utilizado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC), que describe el cambio climático como un cambio del clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que viene a sumarse a la variabilidad climática natural observada en períodos de tiempo comparables.

Gases de efecto invernadero

Las concentraciones atmosféricas mundiales de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) han aumentado notablemente por efecto de las actividades humanas desde 1750 y son actualmente muy superiores a los valores preindustriales (comprobado por el estudio de núcleos de hielo que abarcan miles de años). Debido a que estos gases tienen la capacidad de capturar el calor del sol (gases de efecto invernadero) las altas concentraciones actuales   están desestabilizando el clima global
Se ha estimado que antes del siglo XVIII el incremento del carbono atmosférico fue menos de 0,01 billones de toneladas métricas (GtC) por año. La revolución industrial y el subsecuente desarrollo global, incrementó en gran medida las emisiones provenientes de los combustibles fósiles al igual que el talado de los bosques y otros cambios en el uso de la tierra que aumentaron la producción de carbono. Para 1998 había aproximadamente 176 billones de toneladas métricas de carbono (GtC) más en la atmósfera que en 1850, un aumento del 30%. Hoy día, las actividades humanas emiten un estimado de 7,6 (GtC) a la atmósfera anualmente.
El incremento del CO2 se debe principalmente a la utilización de combustibles de origen fósil y, en una parte apreciable pero menor, a los cambios de uso de la tierra (agricultura, construcción etc.). Como consecuencia de esto, se ha desequilibrado el ciclo global del carbono por lo que cada vez hay menos carbono en el suelo y en la  vegetación y más en la atmósfera. Es muy probable que el aumento observado de la concentración de CH4 se deba predominantemente a la agricultura (fertilizantes) y a la utilización de combustibles de origen fósil. El incremento de la concentración de N2O procede principalmente de la agricultura por el uso masivo de fertilizantes nitrogenados.
El Informe especial del IPCC sobre escenarios de emisiones (IEEE, 2000) proyecta un aumento de las emisiones mundiales de los gases de efecto invernadero de entre 25% y 90% entre el 2000 y 2030, suponiendo que los combustibles de origen fósil mantengan su posición dominante en el conjunto mundial de fuentes de energía hasta 2030 como mínimo.

Equilibrio natural del CO2

Los océanos absorben un poco menos del 30% del CO2 mientras que los ecosistemas terrestres absorben un poco más, sin embargo, esto deja un 40%  de las emisiones anuales acumuladas en la atmósfera. Los océanos son el mayor reservorio de carbono. A través de procesos químicos y biológicos, incluyendo el crecimiento y decaimiento del fitoplancton (microalgas) los océanos almacenan cerca de 50 veces más carbono del que está en la atmósfera, la mayoría como carbono inorgánico disuelto. El suelo y sus capas orgánicas almacena alrededor del 75% del total del carbono terrestre. La mayoría del carbono expulsado a la atmósfera durante los últimos 200 años ha sido como consecuencia de la conversión de pastizales y bosques en zonas agrícolas.

Efectos del Calentamiento Global

El calentamiento del sistema climático es inequívoco como ya evidencian los aumentos observados del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, el deshielo generalizado de nieves y hielos, y el aumento del promedio mundial del nivel del mar.

Es  muy  importante que el público sepa que actualmente existe un alto grado de acuerdo entre los científicos que estudian el clima de que el cambio climático causado por las  actividades humanas es real. Basándose en evidencias bien comprobadas el 97% de los científicos  concluyen que los humanos están cambiando el clima.

La mayoría de las personas todavía no entiende que, existe una posibilidad  real de que ocurran  cambios abruptos, impredecibles y potencialmente irreversibles en el clima con consecuencias altamente dañinas tanto a nivel local como global. El nivel del mar está subiendo y algunos tipos de eventos extremos como olas de calor y altas precipitaciones ocurren con más frecuencia. Recientes descubrimientos científicos indican que, en los últimos años, el cambio climático es el responsable más probable del incremento de la intensidad de estos eventos.

La temperatura global  promedio se ha incrementado alrededor de 1.4˚ F en los últimos 100 años. La tasa de cambio de la temperatura proyectada para este siglo es mayor que la de cualquier periodo de calentamiento global ocurrido durante los pasados 65 millones de años. El IPCC indica que, de continuar el rápido incremento actual del CO2 atmosférico, podría haber un incremento adicional de 4 – 8°F antes del año 2100.

A continuación se presenta un resumen de algunos impactos del cambio climático que ya están ocurriendo y que se incrementaran en los próximos años:

Hielo Marino

El hielo Ártico marino se ha estado contrayendo dramáticamente y la tasa de perdida es acelerada. En septiembre del 2012,  durante el periodo del verano, alcanzo  un nivel de deshielo record  equivalente  a la mitad del promedio histórico; un área cercana al doble del tamaño de Alaska.

Mantos de Hielo y Glaciares

El derretimiento de Groenlandia y de los mantos de hielo de la Antártica también se ha acelerado notablemente. Los glaciares continúan derritiéndose rápidamente contribuyendo al aumento del nivel del mar y están afectando también el suministro de agua dulce para millones de personas alrededor del mundo.

Acidificación del Océano

La incorporación de carbono antropogénico desde 1750 ha acidificado el océano cuyo pH ha disminuido en 0,1 unidades en promedio. Como consecuencia de esto, los océanos se están acidificando rápidamente a una tasa  mayor a la de los últimos 300 millones de años. Una mayor concentración de CO2 en la atmósfera aceleraría aún más ese proceso. Las proyecciones basadas en los escenarios IEEE arrojan una reducción del promedio del pH en la superficie del océano mundial de entre 0,14 y 0,35 unidades durante el siglo XXI. Aunque los efectos de la  acidificación del océano sobre la biota marina no están todavía bien documentados, la disminución  progresiva del pH de los océanos tendrá previsiblemente efectos negativos sobre los organismos marinos que producen caparazón (por ejemplo, los corales y moluscos) y sobre las especies que dependen de ellos.

Impactos Ecológicos

A medida que el mundo se hace más caliente muchas de las plantas y animales en la tierra y en los océanos han comenzado a moverse hacia los polos. Algunas especies terrestres  se han desplazado subiendo hacia las laderas de las montañas y las especies marinas, se están moviendo hacia zonas más  profundas y hacia latitudes mayores. Estos cambios están ocurriendo en cada continente y en cada océano de la tierra. Los organismos que no puedan adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, debido a que no son incapaces de moverse suficientemente rápido, serán los más afectados.

Las variaciones del clima probablemente producirán  algunos impactos irreversibles. Las extinciones se incrementaran a medida que el cambio climático, combinado con otras presiones de origen humano, se agudice. Con un grado de confianza medio, entre el 20% y el 30% aproximadamente de las especies consideradas hasta la fecha estarán  amenazadas de extinción si el calentamiento promedio mundial aumenta en más de 1,5 – 2,5ºC (respecto del período 1980-1999). Si el promedio de la temperatura mundial aumentara en más de 3,5ºC, las proyecciones de los modelos indican que podrían sobrevenir extinciones masivas de entre el 40% y el 70% de todas las especies.

Blanqueamiento de Corales

Actualmente los arrecifes están en seria declinación; un estimado del 30% están severamente dañados y cerca del 60% se podrían perder para el año 2030. La conexión entre el incremento de los  gases de efecto invernadero, cambio climático y el blanqueamiento de corales a escala regional, considerado dudoso por muchos investigadores solamente hace10 o 20 años atrás es ahora incontrovertible. Más aun, futuros cambios en la química oceánica debido  al aumento del dióxido de carbono atmosférico podría causar debilitamiento de los esqueletos del coral reduciendo el crecimiento de los arrecifes especialmente en las latitudes altas.  Sin embargo, el mayor impacto del cambio climático son los episodios de blanqueamiento  y enfermedades que  han incrementado su frecuencia y magnitud durante  los últimos 30 años.
El blanqueamiento de corales a escala regional está estrechamente asociado con las elevadas temperaturas, particularmente durante los eventos recurrentes del NIÑO (ENSO). Los corales estresados por el sobre calentamiento expulsan la mayoría de sus microalgas endosimbiontes, llamadas zooxantelas, y se tornan pálidos o blancuzcos. Si el estrés térmico es severo y prolongado mucho de los corales del arrecife pueden blanquearse definitivamente y finalmente morir. El umbral de temperatura para que ocurra el blanqueamiento se encuentra invariablemente 1°C por encima de la media de las temperaturas   máximas del verano. Según algunas predicciones durante los próximos 50 años las temperaturas podrían exceder crónicamente este umbral  generando pérdidas masivas de todos los corales.

Aumento del Nivel del Mar

El nivel de los océanos mundiales ha aumentado desde 1961 a un promedio de 1,8 (entre 1,3 y 2,3) mm/año, y desde 1993 a 3,1 (entre 2,4 y 3,8) mm/año, en parte por efecto de la dilatación térmica y del deshielo de los glaciares; de los casquetes de hielo y de los mantos de hielo polares.

El  aumento del nivel del mar se ha acelerado haciendo que las olas de tormenta sean más altas aumentando la extensión de las inundaciones que desplazan el agua salada hacia los acuíferos de las comunidades costeras. Durante las dos últimas décadas, el nivel del mar ha subido casi el doble de rápido que el promedio durante el siglo 20. La intrusión de agua salada se puede evidenciar en el sur de la Florida en donde el aumento del nivel del mar está contribuyendo a la infiltración de agua salada en los pozos de agua dulce costeros.

Inundaciones, Olas de Calor y Sequias

El calentamiento global ha cambiado los patrones de precipitación alrededor del mundo. Desde 1950 las olas de calor  han sido mayores y más frecuentes. Un estudio indica que el área global afectada por temperaturas veraniegas extremas se ha incrementado en 50 veces; la huella digital del calentamiento global ha sido firmemente identificada en estas tendencias.
Incendios Forestales
El cambio climático ha amplificado la amenaza de incendios forestales en muchos lugares. En el oeste de U.S. las áreas quemadas, al igual que el tiempo de la temporada de incendios, se han incrementado sustancialmente en  décadas recientes. El derretimiento temprano de la nieve en primavera y temperaturas más altas durante la primavera y el verano contribuye a estos cambios. También, se ha incrementado el riesgo de mega-incendios que calcinan proporcionalmente grandes áreas y ha producido incendios forestales en algunas regiones en donde habían estado ausentes durante la historia reciente.
Los incendios forestales impactan las condiciones atmosféricas a través de las emisiones de gases, partículas, agua y calor. Las partículas de humo pueden generar fuerza “radiativa” (direct radiative forcing) principalmente por dispersión y absorción de la radiación solar (fuera radiativa directa) y modificar la concentración de las  gotas  de lluvia, su tiempo de vida y por consiguiente las propiedades reflectivas de las nubes (fuerza radiativa indirecta). El cambio en la radiación puede causar futuros cambios en las precipitaciones y temperaturas globales. Durante las estaciones de incendios, las partículas de humo reducen la radiación total absorbida por la atmosfera a niveles locales y regionales. A escala global, las emisiones de fuego y dióxido de carbono contribuyen sustancialmente al efecto invernadero global.

Efectos sobre la Salud

La alteración del clima está afectando la salud humana  en muchas formas y se espera que las amenazas a la salud se intensifiquen. Algunos impactos que se conocen bien incluyen los efectos directos del calor y de otras condiciones del clima como sequias, inundaciones y tormentas severas. Las olas de calor causan muertes y enfermedades en los habitantes de las ciudades, las personas mayores, los más pobres y en otros grupos especialmente vulnerables. Tormentas e inundaciones pueden herir y matar personas en poco tiempo además de contaminar las reservas de agua potable. Algunos contaminantes en el aire se incrementan con el cambio climático con el potencial de agravar  enfermedades respiratorias y cardiacas.
Los científicos han estudiado extensivamente el impacto del cambio climático sobre el aumento de riesgo de las enfermedades infecciosas. Las variaciones del clima afectan el ciclo vital y la distribución de los transmisores de enfermedades (vectores) como mosquitos, garrapatas y roedores que transmiten patologías como el Virus del Nilo Occidental, Encefalitis Equina, Enfermedad de las Montañas Rocallosas, Enfermedad de Lyme y el Hantavirus. No existe certeza de como el cambio climático afectara el riesgo de expansión de las enfermedades infecciosas ya que muchos  otros factores influyen en su propagación. El rol del cambio climático sobre el alcance de las enfermedades transportadas por vectores  como la enfermedad de Lyme, el virus occidental del Nilo y el dengue es un área activa de investigación en la actualidad.

Revisión Bibliográfica: Juan P. Ruiz Allais

Referencias:

AAAS Climate Science Panel. What we know: the reality, risks and response to climate change
http://whatweknow.aaas.org/

Climate Change, Human Impacts, and the Resilience of Coral Reefs. 11-02-2013.
http://www.sciencemag.org/content/301/5635/929.abstract

Climate Change and Wildfire. Science Daily, 23-05- 2013
http://www.sciencedaily.com/releases/2013/05/130521152653.htm

IPCC, 2007: Cambio climático 2007: Informe de síntesis. Contribución de los Grupos de trabajo I, II y III al Cuarto Informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático [Equipo de redacción principal: Pachauri ,R.K. y Reisinger, A. (directores de la publicación)]. IPCC, Ginebra, Suiza, 104 págs.

NOAA
http://www.ncdc.noaa.gov/cmb-faq/globalwarming.html

Panel Intergubernamental del Cambio Climático. (IPCC)
http://www.ipcc.ch/index.htm

World Resources 2000 – 2001. Chapter  1.  Link People And Ecosystems.
http://www.wri.org/publication/world-resources-2000-2001-people-and-ecosystems-fraying-web-life