Expedicionarios venezolanos en la Isla de Aves

Expedicionarios venezolanos en la Isla de Aves

Expedicionarios venezolanos se adentran en los misterios de la Isla de Aves. Una parte de los resultados se conocerán a fin de año. Venezuela no emprendía una campaña multidisciplinaria al lugar desde la década de los setenta.

012

A bordo del buque oceanográfico Punta Brava de la Armada venezolana, 24 científicos de 9 instituciones de investigación del país se enrumbaron hacia la isla de Aves e intentaron desvelar los misterios de la pequeña formación insular de sólo 3,16 hectáreas, que extiende el mar territorial venezolano hasta escasos metros de Puerto Rico.

En 1972, investigadores de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales y de la Universidad Simón Bolívar exploraron la biodiversidad y ecología de la isla. Esa fue la última vez que un grupo de expedicionarios venezolanos ­de manera multidisciplinaria­ estudió la isla. Pasaron 37 años para que se repitiera la experiencia.

Así, entre el 27 de mayo y 5 de junio de este año, los científicos levantaron información sobre la comunidad de peces que vive en los arrecifes coralinos, la tortuga verde que llega a anidar a la isla, el zooplancton que reposa en aguas oceánicas, las macroalgas que ayudan a la existencia de los corales y las medidas morfodinámicas de la isla, entre otros.

IMAG0120

Juan Pedro Ruiz, investigador del Instituto Oceanográfico de Venezuela de la Universidad de Oriente que participó en la campaña, explicó que la isla es estratégica para el país no sólo porque extiende el mar territorial venezolano hasta 580 kilómetros más allá de tierra firme, sino porque, además, tiene un alto valor ecológico. “La isla de Aves es un refugio de fauna. Y dado que es un sitio muy aislado y de difícil acceso, es poco lo que se conoce de ella”, apuntó.

Para Juan Posada, investigador del Departamento de Biología de la USB y participante de la expedición, es vital que el país conozca la biodiversidad de esa isla. “El conocimiento también significa ejercer soberanía. Hay que saber qué se tiene, cómo se tiene y dónde se tiene”, dijo.

Peces escondidos. La expedición realizada en la década de los setenta tenía interés en levantar información sobre los peces existentes en las aguas cercanas a la isla. En esa oportunidad, sólo se reportaron 123 especies. Sin embargo, esas aguas esconden nuevos misterios por descubrir.

A través de una técnica de muestreo con rotenona (una sustancia tóxica no residual que sólo afecta a una cantidad pequeña de peces), los investigadores Juan Posada, de la USB, y Oscar Lasso-Alcalá, de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, pudieron sacar de sus escondites en grietas, oquedades o pequeñas cuevas a decenas de peces de los que ni siquiera se sabía de su existencia en la isla.

“En cuatro días de trabajo de campo recolectamos 180 especies, aproximadamente. Por lo menos, calculamos que 130 de ellas son nuevos registros para la isla, y probablemente 30 sean especies novedosas para Venezuela. Sin embargo, los resultados definitivos estarán listos a fin de año”, explicó LassoAlcalá.

Los hallazgos serán incluidos en la Guía Electrónica de los Peces Costeros de Venezuela, un documento en línea que aspira a incluir información taxonómica, morfológica y ecológica de buena parte de las especies de peces del país.

Hasta los momentos han hecho expediciones a las islas de Margarita, Los Frailes, Coche, Lobo, Cubagua, Los Testigos, Los Monjes y Patos, y a toda la costa del país.

Algas, tortugas y zooplancton en una isla cambiante. La isla de Aves está cambiando. De acuerdo con los primeros datos recogidos por William Olaya, de la Fundación Instituto de Ingeniería, la arena de la isla está en constante actividad.

“La cubierta sedimentaria de la isla, al no estar solidificada, se mueve por acción del oleaje y de las corrientes marinas. A finales de julio se tendrán los primeros resultados de la evolución de la línea de la costa, a partir de imágenes satelitales multitemporales”, dijo.

031

En medio del dinamismo de la isla, se ven envueltos macroalgas, tortugas marinas y zooplancton oceánico, también objetos de estudio de la expedición. Los resultados de las investigaciones se conocerán, en su mayoría, a fin de año cuando se haya procesado toda la información recolectada.

IMAG0310

Fotos: Juan Pedro Ruiz Allais

Por: CAROLINA CONDE, Fuente: El Nacional lunes, 13 de julio de 2009